Download Free Designs http://bigtheme.net/ Free Websites Templates

Hallar el nombre exacto y que "la pegue" puede ser todo un dolor de cabeza.
Aquí van algunos consejos para que el nombre te represente y sea exitoso.

 

“Pero si es un negocio de barrio… no lo hagamos tan complicado” me dijeron hace poco cuando ayudaba a un amigo a elegir el nombre para su casa de comidas. Error: Mc Donald’s comenzó como un local de comidas de barrio y varias de las empresas tecnológicas mejor posicionadas dieron sus primeros pasos en una cochera.

Suele ocurrir que cuando lanzamos un emprendimiento, ya sea una startup tecnológica, un comercio o una empresa de consultoría unipersonal, queremos comenzar a trabajar ya mismo en su core business, es decir, a desarrollar su actividad principal y a ganar dinero. Sin embargo, hay varios aspectos de los que nos tenemos que ocupar cuidadosamente para que nuestras probabilidades de éxito sean mayores.

Uno de los aspectos cruciales del proceso de selección es el Naming.
¿Por qué es importante? Porque es lo que deja una marca en las personas, tanto como lo hace una huella (que en definitiva, es una marca). Ésta nos indica el camino hacia un lugar, el nombre muestra el camino que nos permite ir hacia un producto, servicio, empresa, profesional, etc. (y luego volver a ir, o no).

 

Naming

Se refiere al proceso creativo para la asignación de un nombre a las actividades de una empresa. Este proceso se lleva a cabo a través de técnicas específicas tales como la construcción léxica, el estudio del mercado, análisis de competidores, comparación de marcas preexistentes, etc. El objetivo primario es llegar a la nominalización pura para la construcción de una identidad de marca que pueda ser diferenciada fácilmente de las empresas competidoras, logrando asociar al máximo la marca naciente con la actividad de la empresa y el público al que se dirige.

Construir una buena marca cuesta mucho años y esfuerzo, y permanece tanto como la empresa o el producto. Un problema en la fábrica, un error en el embalaje o un fallo en el campaña de publicidad se puede solucionar con un crédito bancario. Sin embargo, el nombre de la marca una vez que se ha lanzado al mercado, ya no tiene posibilidades de cambio. La principal razón por la que cada empresa tiene la necesidad de crear una buena marca, es por el hecho de que existe competencia.

 

El nombre de una marca es lo más visto y leído como pronunciado y escuchado.
Es lo que más nos representa, aunque querramos evitarlo.

 

Si vamos por la calle o mismo navegando por la web podemos encontrarnos con una variedad incontable de marcas que viven y se muestran.
Podemos encontrar expresado el nombre de una marca en un aviso, un mail, una marquesina, el periódico, la factura o remito, los libros contables, formularios legales o impositivos, el packaging y hasta en una simple tarjeta o lista de precios.

Las empresas buscan continuamente explotar las características de sus productos que logren diferenciarlos de sus competidores. Con la marca se busca que los consumidores, al escuchar el nombre, identifiquen el producto y le atribuyan las características que lo hacen distinto. De aquí se deduce que la gente no compra productos, compra marcas. Más bien, compra las imágenes mentales que crea la marca cuando un consumidor escucha su nombre. La publicidad hace que el consumidor asocie una serie de valores a la marca: calidad, confianza, responsabilidad... Joan Costa hizo una división entre dos mundos con respecto a las marcas: el mundo A (mundo físico de las marcas), y el mundo B (mundo mental de la marca). En el mundo A están las imágenes materiales como logos, símbolos... Por lo tanto, los significados, decisiones y acciones con respecto a las marcas están en el mundo B.


10 tips para nombrar tu marca!

Si estás en plan de elegir un nombre comercial para las actividades de tu empresa o emprendimiento, te recomendamos revisar a la siguiente lista:

Diferente y auténtico
Pensá en el rubro al que te dedicás y ampliá a otros que te sean afines (por ejemplo: “Organización de eventos” es afín con “Muebles para eventos”) y chequeá si ya está siendo usado. Las agencias de registro de marca son un buen lugar para comenzar, porque si ya está registrada, no sólo ahorrarás tiempo sino potenciales cuestiones legales. No te apegues mucho a los nombres utilizados por tus competidores, se pretende todo lo contrario.

Googleá
Puede ocurrir que la marca no esté registrada en ninguna base de datos, pero que ya exista una empresa o comercio con el nombre que elegiste. Si este es el caso, pensá en otra opción. Puede ser tentador entrar en el terreno de la disputa, pero no sabés a ciencia cierta si te llevarás la mejor parte.

Simple y recordable
El nombre que elijas debe ser de fácil recordación, casi a primera vista. La simpleza ayuda. Hay una tendencia a elegir nombres que saltean vocales (como Tumblr o Flickr) que se pueden prestar a confusión o bien frases (“La mar en coche” o “Dime que me quieres”) que necesitan estar muy bien presentados gráficamente. Si tu negocio está en la calle, leer y recordar el nombre del cartel no debe ser una tarea complicada para alguien que pasa en auto, por ejemplo.

Conceptual
Si podés crear tu marca basándote en un concepto, mucho mejor. Pensá en sentimientos y emociones que quieras transmitir a tus clientes y aplicalos al nombre, al packaging, al sabor, al servicio de post-venta, etc. Cuando asociamos una marca con sentimientos y emociones hay más probabilidades de que se posicione en nuestra mente porque vamos a querer llegar a ella de nuevo.

No elijas iniciales
Primero, esto es de mediados de siglo pasado y hasta los 80/90. Creo que ya no quedan combinaciones de iniciales que no hayan sido usadas para algo. Segundo, no transmite nada. Si tenés suerte, tu primer y segundo nombre y apellido pueden entregar iniciales que eventualmente tengan un significado y que puedas aplicar a tu marca. Si tenés suerte.

Registrable
Si ya lo elegiste, consultá con una agencia de registro de marcas. No debe tener objeciones previas que te compliquen el proceso de registro. Puede que al principio no necesités registrarla, pero si tu negocio crece, vas a tener que hacerlo. Fijate que el dominio web esté disponible en .com y en tu dominio local. Revisá si el nombre y la URL amigable están disponibles en las redes sociales más conocidas.

Usá el criterio
Cerca de mi casa había un comercio de indumentaria femenina llamado “Maltratada”. Un nombre mal elegido fácilmente asociable a violencia de género. Cerró a los seis meses. Uno llamado “Histérica” es otro mal ejemplo. El nombre que elijas no debe generar connotaciones, asociaciones ni sentimientos negativos. Para esto usa sólo tu criterio y si no confiás del todo, consultá a tus amigos o mejor aún, a un profesional en marketing.

Proyectable
La panadería que estás por abrir en el barrio puede convertirse en una franquicia, la startup tecnológica que estás fundando puede llegar a asociarse con gigantes de la industria, la empresa de consultoría que acabas de abrir puede llegar a tener como clientes a grandes empresas o celebrities. Pensá en esto y proyectá.

Escalabilidad
Similar al punto anterior. Si tu empresa comercializa muebles de oficina y como nombre sale algo como “Ofimuebles” no es escalable. Si dentro de un tiempo incorporás la venta de muebles para el hogar y el jardín, tu nombre habrá quedado obsoleto. Pensá en algo y proyectalo a futuro. En un caso así podés llegar a usar como nombre de marca tu apellido (si cumple con los requisitos anteriores) y a la marca agregarle una bajada.

Bajada funcional y potente
Redactá un texto breve, no más de dos o tres palabras, que amplíe el significado de la marca y que ponga de manifiesto el core business de tu empresa. Por ejemplo si la marca es "Rossi", la bajada puede ser "Muebles de oficina". Si estás comenzando te servirá para decir qué haces sólo usando el logo de la marca. Si hay demasiadas marcas Rossi, te permite diferenciarte un poco. Y si más adelante incorporas muebles para el hogar y el jardín, cambias sólo la bajada y mantienes la marca.
Si querés llegar a un mayor público y manejás otras herramientas para posicionar tus productos, entonces deberías pensar en darle un atributo a tu marca construyendo una bajada potente que le proporcione un valor conceptual, asociativo y pregnante.

 

Estas recomendaciones son generales y podés encontrarlas fácilmente en la web. La tarea dificil es definir un nombre que cumpla con todas estas consignas.

Un buen nombre no te garantiza el éxito pero favorece la relación con tus clientes y usuarios.
Recordá que la primera impresión es la más importante y no tenés una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión.

 

Esperamos que esta nota haya sido de utilidad. Contá con M2CREA para el asesoramiento en marketing web de tu marca.

 

Fuentes
Texto: www.mktlatino.com, wikipedia.org
Imagen: www.mktlatino.com